Aumenta entre un 25 y 30% la superficie de brócoli y coliflor en España

La superficie plantada de brócoli y coliflor para los meses de otoño e invierno ha aumentado entre un 25 y 30% en España respecto a la campaña pasada.

“Aunque se ha plantado más brócoli para el mercado libre y se espera más oferta que el año pasado hasta enero, las cadenas de distribución están aumentando los pedidos debido a la coyuntura del coronavirus”, cuenta Nacho Doménech, Consejero Delegado de Agromark y Vicepresidente de la Sectorial de Brócoli y Coliflor de Proexport. “Creo que las cadenas acertarán, porque la segunda ola de la pandemia podría ser incluso peor que la de marzo y la gente comerá más productos saludables en sus hogares”, añade.

Las cosechas se han adelantado este año en España debido a que la climatología ha sido suave y con escasez de lluvias. No obstante, todavía no se ha completado la transición a la producción española en Europa, lo cual ha causado que haya en estos momentos más oferta que demanda y que las ventas estén algo estancadas. Al mismo tiempo, los bajos niveles de humedad están traduciéndose en una cosecha con buena calidad, sin problemas de bortrytis, como ocurrió al inicio de la campaña pasada.

“El brócoli español lleva exportándose alrededor de 15 días al norte de Europa, como Alemania, Países Bajos o Países Bálticos, en cantidades más elevadas respecto a las mismas fechas del año pasado. La demanda de Países Bajos es especialmente alta, debido además al cierre de restaurantes, que deriva en un mayor consumo de verduras en los hogares. Por otro lado, Reino Unido, que es el mayor consumidor de brócoli en Europa, ha disfrutado de un clima más benigno y, por tanto, todavía podrá auto abastecerse durante los próximos 10 días. En estos momentos tenemos algo de excedentes de producción de brócoli y los precios han bajado un poco respecto a la semana pasada, pero a medida que se vaya abriendo la exportación española al resto de países volverá a haber equilibrio entre oferta y demanda”, explica Doménech.

La situación es totalmente distinta en el caso de la coliflor, respecto al inicio de campaña del año anterior. “El año pasado se empezó mucho antes porque las producciones del norte de Europa tuvieron muchas complicaciones en los trasplantes de julio y agosto por el exceso de calor, que derivó en problemas de calidad. De momento, Reino Unido, Países Bajos y otros países del centro de Europa, todavía disponen de producción local. En estos momentos, solamente exportamos a los países escandinavos, donde hace más frío. Los niveles de precios han empezado muy altos en coliflor y ahora, aunque siguen altos, hay más presión porque está habiendo menos demanda de la que se esperaba”.

Atrás queda la campaña de verano, en la que los programas de suministro de brócoli y coliflor se enfocan sobre todo en el mercado nacional, donde las ventas cayeron un 40% por la bajada del turismo. No obstante, los envíos a países del Golfo Pérsico han crecido alrededor de un 50%.

Fecha de publicación: ju. 29 oct. 2020
Autor: Joel Pitarch
© FreshPlaza.es

Fepex cree que incluir al sector hortofrutícola en los pagos directos de la PAC corregirían distorsiones de la competencia MADRID

Fepex cree que la inclusión del sector de frutas y hortalizas en el régimen de pagos directos de la Política Agrícola Común (PAC) «permitiría corregir las desigualdades y distorsiones de la competencia que ha dado lugar la aplicación del régimen vigente» (periodo 2014/20).

Fuentes de la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas recordaron que esta iniciativa es una «reivindicación histórica del sector» y que, hasta ahora, la mayoría de explotaciones hortofrutícolas con características agroeconómicas similares a las beneficiarias han estado excluidas por no tener «referencias históricas».

Fepex ha hecho estas declaraciones con motivo de las palabras del ministro Luis Planas el pasado jueves en la Comunidad Valenciana sobre que su departamento baraja «la posibilidad de que el sector hortofrutícola pase a encuadrarse en las ayudas directas del primer pilar».

En su visita, Planas aseguraba además que esta medida «representa un paso adelante muy significativo para la producción mediterránea y entronca con la realidad de la Comunidad Valenciana y la estructura de sus explotaciones».

Y avanzaba que los programas operativos (PO) para frutas y hortalizas no tendrán techo presupuestario previo en los nuevos reglamentos, lo que «reforzaría el carácter mediterráneo de la nueva PAC» 2021/27.

El Consejo de ministros de Agricultura de la Unión Europea tiene previsto aprobar, entre este lunes y mañana, martes, un compromiso sobre el planteamiento general de la PAC, añade Fepex.-

Agrodiario
martes, 20 de octubre de 2020

El Scrats advierte del posible final del trasvase con los nuevos caudales ecológicos previstos para el Tajo

El Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats) ha advertido este martes de que el incremento de los caudales ecológicos en el río Tajo previstos en la nueva planificación hidrológica supondrían una reducción de los desembalses al Levante incompatibles con la continuidad de esta infraestructura.

El presidente del Scrats, Lucas Jiménez, ha presentado un informe técnico sobre las consecuencias del aumento en 2,5 m3/s de caudales a su paso por Aranjuez (Madrid) contemplado en el Esquema Provisional de Temas Importantes (EPTI) del nuevo plan del Tajo, cuyo plazo de alegaciones finaliza el 30 de octubre.

El documento concluye que los desembalses anuales medios pasarían, con ese incremento, de 365 a 443 hectómetros cúbicos (hm3), lo que conllevaría un descenso de más del 20% en los trasvases desde la cabecera del Tajo, que pasarían de 340 a 271 hm3 anuales de media.

Por usos, el informe concluye que el descenso en el trasvase de agua para consumo urbano es del 18 %, mientras que para el regadío se elevaría hasta el 21%, al tiempo que estima que, con el incremento previsto en los caudales ecológicos, no se hubieran transferido caudales al Levante en 5 de los 38 años de vigencia de esta infraestructura.

Si se toma como periodo los últimos 18 años, el descenso en los trasvases hubiera sido más pronunciado, ya que las aportaciones en los embalses de Entrepeñas y Buendía han caído, por lo que no se hubieran podido trasvasar más de 150 hm3 anuales para regadío de promedio, informa Efeagro. Esta situación se agravaría, según el Scrats, si se atendiera la demanda del Canal de Isabel II de necesitar otros 60 hm3 del Tajo para abastecimiento, lo que conllevaría aumentar los desembalses hasta los 503 hm3 anuales.

En consecuencia, el Trasvase Tajo-Segura reduciría sus transferencias al Levante en más del 35%, pasando de 339 a 218 hm3 anuales, y de 243 a 152 hm3 al año en el caso de la agricultura, rebajando esa cifra a los 115 hm3 anuales si se toma como referencia los últimos 8 años de aportaciones en la cabecera del Tajo, según el Scrats.

Estas cifras, según Jiménez, «pueden suponer» la «desaparición» de una infraestructura «vital» para la agricultura del sureste peninsular, para la sociedad levantina y para la población, puesto que, ha advertido, la reducción de caudales del Tajo tendrían que suplirse con agua desalada, cuyo precio es ostensiblemente superior.

En este sentido, el presidente del Scrats ha incidido en que los regantes deben pagar el peaje por el uso del trasvase como si estuvieran recibiendo los 400 hm3 anuales fijados como máximo por la ley, además de compensar la caída de los caudales del Tajo con agua desalada, lo que ha llevado a la «ruina» a alguna comunidad de regantes.

Para analizar esta situación, Jiménez ha anunciado la convocatoria de las mesas del Agua de Alicante y Almería, una vez celebrada la de Murcia la pasada semana, así como reuniones de las comunidades de regantes, el Círculo del Agua del Levante y con representantes políticos y de la sociedad civil.

Finalmente, ha censurado la actitud del Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco), que ha seguido regulando por ley esta infraestructura y decretado «trasvases cero o castrados» durante la pandemia de coronavirus, mientras el Gobierno central ha «castrado el derecho a manifestarse y a la reunión» durante este periodo. 

MURCIA Agrodiario miércoles, 14 de octubre de 2020

Acuamed prepara el contrato para que la desaladora de Torrevieja produzca 120 hm3 de agua al año

La oferta de Arada Ingeniería – Desalia Water es la mejor valorada para redactar el proyecto

La oferta presentada por Arada Ingeniería S.L. – Desalia Water S.L.U. es la propuesta para elaborar la redacción del proyecto de ampliación de la desalinizadora de Torrevieja. La formalización de la adjudicación definitiva en favor de esta Unión Temporal de Empresas (UTE), ahora paralizada por el estado de alarma, contempla un desembolso de 810.000 euros -solo para redactar el proyecto- con un plazo de ejecución de 12 meses y otros 12 para que la administración dé el visto bueno. Una obra que requiere un presupuesto de más de 45 millones de euros. Al concurso se presentaron tres empresas en UTE, aunque la comisión técnica excluyó a una de ellas.

La planta desaladora de Torrevieja fue proyectada y construida para garantizar una producción de 80 hectómetros anuales. La mitad de esos recursos se destina a consumo urbano de la Mancomunidad de Canales del Taibilla y el resto a completar la dotación de agua de uso agrícola del Sindicato Central de Regantes del Acueducto del Tajo-Segura (SCRATS). Una distribución que varía en función de la disponibilidad total de recursos hídricos a lo largo del año hidrológico, tanto en la cuenca del Segura o de los embalses de cabecera del Tajo.

El proyecto de la planta desalinizadora, iniciado en 2007 y que comenzó a producir agua en 2013, ya se diseñó para contemplar la posibilidad de su futura ampliación a 120 hm³ anuales. La instalación ubicada entre el parque natural de la lagua de Torrevieja y el mar Mediterráneo, está operada por Acciona y supuso una inversión de 300 millones, de los que 220 millones se emplearon en su construcción. El resto es el gasto del contrato de explotación. 50 millones fueron aportados por la Unión Europea.

Sigue siendo la desalinizadora más grande de Europa y una de las más potentes del mundo. Al servir recursos hídricos tanto a la agricultura como al consumo urbano forma parte de la empresa estatal Acuamed, dependiente del Ministerio de Transición Ecológica. Es decir, es la Mancomunidad de Canales del Taibilla (MCT) por una parte, y los agricultores por otra, los que demandan los recursos a Acuamed. La obra civil y las conducciones de las instalaciones de captación y vertido, de bombeo y distribución del agua, con los grandes colectores de captación en el puerto de Torrevieja y evacuación de salmueras en la cara externa del dique de Levante, fueron dimensionadas para poder dar servicio a una futura instalación de 120 hm³ anuales.

Según se explica en la propuesta de adjudicación, en el interior de la propia planta coexisten procesos diseñados y construidos para responder ante una producción de 120 hm³ anuales con otros que deben ser ampliados. Hace ahora un año, en marzo de 2019, se puso en marcha el suministro eléctrico definitivo a la desaladora, con una subestación de 220 kV y con una potencia de instalación también pensada para garantizar el suministro de la energía para esa producción de agua dulce anual. Con el contrato se realizarán las labores de redacción del proyecto, incluyendo las tareas de ingeniería «para llegar a la definición y aprobación del proyecto de construcción tutelado por la empresa estatal Acuamed».

El procedimiento administrativo para redactar la ampliación, que ahora concluye, se remonta a principios de 2018, cuando la demanda agrícola y urbana comenzaron a dar una operatividad real a la instalación tras años de funcionamiento a medio gas por la escasa demanda y el elevado coste del metro cúbico que se sitúa oficialmente en 0,40 euros a pie de planta, aunque algunas fuentes de agricultores que rechazan desde hace dos décadas esta alternativa de riego, doblan ese coste del metro cúbico. Un sector formado por medianas y grandes explotaciones, que no han dudado, por otra parte, en solicitar la concesión administrativa a la Confederación Hidrográfica de esas aguas de Torrevieja y pedir un precio subvencionado de los recursos.

Campo de Cartagena

La mayor parte del agua desalinizada en Torrevieja para uso agrícola se destina al Campo de Cartagena. No es cierto del todo que no pueda llegar a la provincia: la desalinizadora dota sin problemas a más de 18.000 hectáreas de situadas en la margen derecha del Segura, que forman parte de las comunidades de regantes del SCRATS, desde Guardamar del Segura, a Rojales, Los Montesinos, San Miguel, Jacarilla, Orihuela Costa hasta Pilar de la Horadada, en especial todo el cultivo de regadío de invernaderos destinado a la exportación.

La mayor parte del agua del grifo ya es desalinizada

El 35 por ciento del agua que sale del grifo de las principales ciudades del centro y sur de la provincia tiene su origen en recursos desalinizados del mar en Torrevieja y Agua Amarga (Alicante). De los 14,4 hectómetros de consumo urbano dotados por la Mancomunidad de Canales del Taibilla en el mes de enero, 5,1 procedían de producción desalinizada de agua del mar. El resto se repartía a partes iguales entre trasvase del Tajo y recursos propios del río Segura.

INFORMACION.ES 13-10-2020

La Región de Murcia producirá el 63% del limón nacional en una campaña que se adelantará algunas semanas

Las previsiones indican que en la campaña 2020/2021 la Región de Murcia reafirmará su liderazgo a nivel nacional en la producción de limón con un 63 por ciento del total del conjunto español, según avanzó el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo, durante su visita a la finca de limón de la empresa García Aranda, ubicada en la pedanía murciana de Corvera.

Luengo recorrió los cultivos y precisó que «el limón murciano es reconocido a nivel internacional por su calidad, propiedades y resistencia, es líder de exportación y uno de los productos que llevan el nombre de la Región de Murcia por el mundo». 

Citó también como hecho destacable que «esta campaña se ha apreciado una mayor precocidad en las variedades tempranas, con calidad y calibre comercial adecuados para realizar el primer corte (limón fino) y con adelanto de algunas semanas con respecto al año pasado».

Además, «en la Región ya se destinan 40.000 hectáreas al cultivo de cítricos, especialmente limón, lo que supone ya el 21,5 por ciento de la superficie agraria de la comunidad. Hablamos de un ámbito, dentro del sector agrícola regional, que da empleo a más de 29.000 personas, entre productores, cultivadores, recolectores o personal de almacén», explicó el consejero.

Destacó asimismo que «después de la incertidumbre generada por el cuaje irregular de algunas variedades, debido a una primavera excesivamente húmeda en la que hubo episodios con caída de frutos, sobre todo en la variedad Verna, todo indica que aunque los rendimientos no serán altos con respecto a la media, la entrada en producción de nuevas fincas de limón contrarrestará esta incidencia».

Balance de cosecha 2019/2020

Antonio Luengo detalló que durante la campaña 2019/2020 se produjeron cerca de 560.000 toneladas de limón en la Región de Murcia. Respecto al reparto varietal, la variedad Fino supone el 69,9 por ciento del total de la superficie y el 78,8 por ciento del total de la producción de limón. La variedad Verna supone el 29,7 por ciento del total de la superficie y el 20,9 por ciento del total de la producción de limón.

En cuanto al destino de las exportaciones, Alemania, Francia, Reino Unido, Polonia e Italia coparon los principales envíos durante 2019, destacando el incremento de un 51,85 por ciento en Polonia, un 46,4 más en Italia o el 24,5 por ciento en Reino Unido.

La superficie de cítricos cultivada en la Región para la campaña 2020/2021 es de unas 40.000 hectáreas, de las cuales 26.000 son de limón, según los datos aportados por la consejería. De estas, 24.000 están en plena producción y el resto son plantaciones jóvenes que aún no han empezado a producir regularmente.

Gobierno murciano y sector agrario acuerdan una postura común ante la PAC que evite recortes y discriminaciones

El Gobierno murciano y las principales organizaciones agrarias han suscrito un acuerdo común sobre sus reivindicaciones para la Política Agraria Común (PAC), cuyo objetivo es rechazar el recorte de los fondos, defender los cultivos tradicionales, potenciar la incorporación de mujeres y jóvenes al campo y modernizar el sector, entre otras medidas.

En la firma del acuerdo han participado el presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, junto con el consejero de Agricultura, Agua y Medio Ambiente, Antonio Luengo, además de los representantes de Fecoam, Santiago Martínez; UPA, Marcos Alarcón; Asaja, José Martínez Quiñonero, y COAG, José Miguel Marín. 

El acuerdo consta de un total de 26 puntos que han supuesto intensos meses de trabajo, ha destacado Santiago Martínez, y que no ha sido fácil alcanzar, dado que incluye muy diversas medidas que benefician a las diferentes zonas y tipos de cultivo regionales para que no se produzcan nuevas discriminaciones en el reparto de los fondos.

En ese sentido, Alarcón ha puesto de relieve que, además de las negociaciones de los estados con Bruselas, la reforma de la PAC para el periodo 2021-2027 establece la posibilidad de hacer políticas de reparto de los fondos dentro de los propios países.

Es en ese terreno, ha añadido el dirigente de UPA, en el que la Región de Murcia tendrá que dar la batalla para corregir las actuales desigualdades que se contemplan en el reparto de los fondos y reforzar el carácter estratégico de la agricultura en la comunidad.

Clave en ese reparto, ha indicado José Miguel Marín, será la desaparición de los denominados derechos históricos, lo que abre un amplio abanico de expectativas para los productores y agricultores profesionales, a quienes deben dirigirse las ayudas, según este acuerdo.

José Martínez Quiñonero ha destacado también que las ayudas deben abarcar las diferentes realidades agrícolas de la comunidad autónoma, desde los regadíos orientados a la exportación hasta los cultivos tradicionales de secano, exigiendo además que la UE dé prioridad a los productos propios sobre los de países terceros, diferenciando la calidad entre ambos. 

Por su parte, el jefe del Ejecutivo regional, Fernando López Miras, apuntó que este acuerdo traslada «un mensaje claro y comprometido de unidad de la Región de Murcia en apoyo de una Política Agraria Común que siga haciendo posible nuestro desarrollo, nuestro presente y nuestro futuro”.

Al respecto, López Miras remarcó que “no aceptaremos ni un solo recorte” y mostró su preocupación de la reducción del 10 por ciento en el presupuesto de la PAC “ya que supondría contar con 140 millones de euros menos”, algo que definió como “una amenaza inasumible”.

Por eso, aseguró que “el Gobierno de la Región de Murcia va a defender al sector con uñas y dientes, y donde haga falta”, y emplazó al Ejecutivo central a “garantizar el agua que nos corresponde y a defender los intereses de la agricultura en el ámbito europeo”. 

En este sentido, el presidente explicó que “cuando hablamos del campo de la Región no nos referimos solo a un único sector, ya que se trata de un eslabón tan importante en nuestro desarrollo que cualquier debilidad repercutiría de forma inmediata en el día a día de un millón y medio de murcianos”.

Principales puntos del acuerdo

El acuerdo recoge, como principales exigencias de cara al debate que próximamente iniciará el Parlamento Europeo, el rechazo absoluto al recorte de los fondos de la PAC de tal forma que quede garantizada la sostenibilidad del sector agroalimentario con la financiación necesaria en el Marco Financiero Plurianual de la Unión Europea.

Asimismo, se establece la defensa de una PAC que facilite el acceso de los jóvenes a la actividad y avance en la profesionalización del sector, asegurando la estabilidad y la innovación permanentes; así como la promoción de la participación activa de la mujer en las políticas para el sector agrario, que otorgue un mayor protagonismo a su papel en el desarrollo del medio rural.

Del mismo modo, Gobierno regional y sector agrícola apuestan por el impulso del cooperativismo como mecanismo de optimización de gasto y mejora de la capacidad comercializadora del sector primario, a lo que se suma la consideración de la formación, la innovación y el asesoramiento como claves del futuro.

En materia hídrica, el acuerdo apunta a la necesidad de una redistribución equitativa de los recursos a nivel nacional, así como una armonización de los precios del agua, según indicaron fuentes del Gobierno regional. Por último, se demandan fondos adicionales para ampliar las actuaciones en materia de cambio climático, que afecta de forma especial al sureste español.

El documento recoge también la preocupación ante otros grandes desafíos a los que se enfrenta el sector en el futuro inmediato, como el Brexit (debido a que la Región de Murcia exporta a Reino Unido el 20 por ciento de los productos que salen de la comunidad), o las políticas de aranceles, que deben tender a su desaparición o al establecimiento de mecanismos compensatorios para el sector agroalimentario.

Por último, Gobierno regional, UPA, COAG, Asaja y Fecoam exigen un mayor control de fronteras exteriores en el ámbito agroalimentario, de modo que los productores desarrollen su actividad en igualdad de condiciones, garantizando al mismo tiempo una alimentación segura y de calidad. 

Para todo ello se propone evaluar los aspectos sociales, económicos, ambientales y sanitarios de todos los acuerdos comerciales, así como llevar a cabo un seguimiento continuo del comportamiento del mercado y de la evolución de la comercialización de los principales sectores agrarios que se vean afectados por acuerdos comerciales con terceros países.

MURCIA Agrodiario

Logo Mercagrisa
Instagram
No images found!
Try some other hashtag or username